miércoles, 27 de mayo de 2015

" Codigo rojo en la Izquierda Abertzale. O lo que sea "

Lo ocurrido en la formación Bildu, no es baladí. Ha sido tal tsunami que la situación se puede considerar a todas luces de trágica y el debate, mas que urgente. Además de esto, la dirección hasta las generales tendría que ser apartada y marcar un giro de 360 grados. El propio presidente de Sortu Asier Harraiz lo decía al salir publicamente para reconocer la evidencia : " las responsabilidades son "colectivas" y se analizará la cuestión "colectivamente", de manera que "si se tienen que producir cambios serán resultado de "esas decisiones colectivas", aunque ha defendido que "todos" siguen siendo "necesarios para el cambio político".  La declaracion es ambigua por lo que no espero vaya a ver nada nuevo hasta Noviembre, lo cual sería otro error. La nueva izquierda abertzale o lo que sea esto, nunca me gustó, por eso en las europeas y por primera vez despues de casi tres décadas cambie mi voto. En estas ultimas, lo hice de nuevo. Y por supuesto que es un voto de castigo ante estos cuatro años desaprovechados que tardarán en regresar. Si lo hacen. Y por supuesto no he sido el único. Han sido mas de 54000 seres humanos los que ha decidido otras opciones. El roto y lo mas doloroso ha sido perder el gran feudo que siempre fue Gipuzkoa, bandera por otra parte de la lucha política. Y el hachazo de poder en las instituciones mas importantes, la Casa Consistorial y la Diputación provincial.






Este código rojo tiene que llevar a esta formación no solo a un congreso, sino a replantearse de arriba a abajo toda su estrategia y sus objetivos. Al menos a corto plazo y con sus variables. Adaptar por supuesto el mensaje y su contenido a un nuevo tiempo y a otra manera de entender el mundo mas cercano. De ese congreso tendría que nacer una sola sigla. Es decir, un partido político construido por lo mejores y mas preparados y no por aquellos que - en no pocos casos - forman parte de "una especie de recompensa por los servicios prestados". O por el contrario, son la vieja guardia que no entiende el nuevo planeta globalizado. Ni por los que formaron parte de poder de otras estructuras. Ni por los expulsados, ni por los avenidos. Una sola sigla. Un proyecto que ilusione y adaptado al nuevo tiempo. Un cambio en el lenguaje y en las expresiones. Pero sobre todo también los mejores y mas preparados portavoces para que el mensaje y el criterio de las cosas llegue a la calle, a toda la gente y a todos los medios. Cosa que ahora no esta ocurriendo. Esto no solo es un gran problema en los partidos políticos, ocurre en empresas e instituciones. No se le da la importancia necesaria a la comunicación. Puedes tener un buen producto o un gran proyecto pero " si no lo sabes explicar o vender " no servirá de nada todo el esfuerzo en su conjunto. Estoy incitando a renunciar a tener un país dentro de un estado ?. Por supuesto que no. Me estoy olvidando de las luces y sombras de todos estos años atrás ?. Para nada. Estoy proponiendo una cuestión de prioridades. Es decir, pisar el asfalto. Pero no solo en el pueblo, también el de las ciudades. Caminar para darte cuenta que el paisaje a cambiado. El nuevo tiempo a devorado las fachadas y el rincón de las consignas incendiarias.  En los bares de siempre ahora se impone la bachata, el reguetón y tal vez alguna de Niko Etxar o Pantxo eta Peio en versión mix. Ahora el gaztexe se ha convertido en un kebab y la herriko a perdido el norte y se ha globalizado a ritmo de txalaparta a manos de una adolescente peruana. Y todo, dentro de la gran crisis que está dejando un ejercito de mutilados económicos. Familias desahuciadas y demasiada gente a la deriva. También en Euskalherria.




Y esta es la cuestión que al parecer no ha entendido la formación o no ha querido entender. En cuatro años y con casi 18 millones de euros de subvención electoral y el gran poder político recogido en Gipuzkoa principalmente y en Euskadi en su conjunto se han olvidado de la calle. Se han agazapado en los despachos y se han acomodado en el sistema. Solo hemos escuchado cuestiones sobre ETA, la paz, los presos, la Independencia el sistema de recogida de basuras y de cual es la mejor manera de deshacerse de las mismas mientras el país se desangra. Si a todo eso le añadimos la falta de un criterio y una idea común ante las cuestiones que han surgido a diario, el desvario lleva necesariamente al abismo. Como así ha ocurrido. Por lo tanto, estoy totalmente en desacuerdo con el análisis de Sortu cuando en palabras de el mismo apunta a que los ciudadanos hemos percibido que el cambio político iba demasiado rápido ( ? ) . Si alguien me puede explicar a que se refería, le quedaría agradecido. No obstante, si quiero señalar que lo único que percibimos los ciudadanos como un hecho irrefutable es que los trenes pasan habitualmente una vez en la vida y las estaciones se quedan vacías y solas cuando esto ocurre. Hasta las próximas generales apenas hay tiempo, pero tiene que abrirse un debate urgente, necesario y claro. Cerrar el asunto de la pacificación y toda la problemática actual en su conjunto desde la diplomacia y la discreción. Pero no como prioritario, sino como asunto especial delicado y con infinidad de sensibilidades y donde no caben ambages de ningún tipo. Asumir de una vez por todas que " Se quiera o no. O joda mas o menos a unos que a otros " esta parte del planeta en la que se asienta Euskalherria es diversa, plural y hoy mas que nunca global. Ahora tampoco toca diseñar un país independiente y soberano. Al menos aquel que escuchábamos hace 30 años. Insisto, ahora toca salir a la calle, escuchar y estar con la gente. A toda, sin prejuicios. Tratar de salir del agujero natural de la crisis y de las garras de los buitres que nacieron o despertaron de la misma. Crear o tratar de crear empleo, mejorar la calidad de vida y buscar el sentido a la vida tratando de construir una sociedad mejor a través de la critica constructiva con acciones inteligentes y no tanto mercantiles. Despues, cualquier consulta, cualquier acción estará mas consolidada para saber si somos capaces o no de caminar con nuestros propios zapatos. Pero para todo hace falta tiempo. Y ya lo decía el poeta uruguayo "el tiempo es un bien escaso que escasea cada vez mas " y hay que saber aprovecharlo y gestionarlo.



Si alguien ve en esta reflexión o como se le quiera denominar, un ataque a la formación, es que no ha entendido nada absolutamente de que lo que intento expresar. Tengo un gran respeto por todas y cada una de las personas que han estado en la barricada que mas ha sido castigada en la calle, en los medios, en los juzgados. Unas veces con razones subjetivas otras no tanto. Equivocados o no, ahí han estado. Muchos han pagado con su vida, la vida quitada. La cárcel, aún hoy, fue el precio de la osadía. De esa manera de entender el camino que muchos entendíamos era la acertada hasta que dijimos basta. Y ahí fue cuando la indiferencia se hizo presente incluso ante el amigo de siempre. Todos de alguna manera hemos pagado caro la parte mas dura de la historia reciente de Euskadi donde sin proporciones también ha habido los que desde la sombra han recogido frutos en beneficio propio y que todavía hoy siguen recogiendo

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Esté de acuerdo o no con lo que escribas, nunca te quitaré el derecho a expresarte como quieras sepas o puedas. Ese mismo respeto lo tengo conmigo. Si es para difamar o insultar NO sale. Gracias por venir...