miércoles, 14 de enero de 2015

" CARTA DE AUXÍLIO AL MAESTRO BERCIANO PRADA A TOPE "

Apreciado maestro:

Toda la península, estado o nación denominada Hispania para unos y para otros otra cosa, tiene que estar consternada : " Los chinos asesinan la castaña ". Y estimado maestro y buen conocedor de este manjar de tierras bercianas y gallegas principalmente, esto es grave.Con el frío, propio de estos días de fin de año y como no de la propia estación, pasear por la calles de la villa donde vivo y notar como el aroma de castaña recién asada te secuestra la pituitaria, es una sensación de placer tremendamente parecido al que producen el roce de una bolas ( también chinas ) que introducen no pocas mujeres en su intimidad mientras caminan e incluso cuando están sentadas.Esto lo se, porque así me lo cuenta una amiga que utiliza esta forma de divertirse mientras hace su trabajo va de compras o de copas con amigos. Además señala, que le parece patético caminar o viajar en el metro etc. y ver a los seres humanos con dos cables que terminan en la cavidad auditiva " ¡¡ Parecen autómatas que se mueven bajo ordenes de ultima generación el Gran Hermano 4G o del marciano y adictivo Wasap me dice en estado alterado.

¿ " QUIEN ASESINÓ LA CASTAÑA" ?
¡¡ SON CHINAS ¡¡


¡¡ ESTAS SON PARA LA FOTO ¡¡

Pero no nos desviemos y volvemos a la otra castaña. Esa que te sonríe cuando te acercas "al tren" que las asa en sus entrañas. Muy parecido a como a veces lo hace el ser humano ecuatoriano, rumano, boliviano o colombiano cuando te envuelve y entrega un cucurucho de 12 unidades a cambio de 3 euros o dos y medio. Lo hace con media sonrisa de esquimal y las manos trabajadoras llenas de un hollín muy loable. Maestro, dicen que esta recogida ha sido escasa, no lo se, pero fue una de las razones que me dio un ciudadano que asaba estos diamantes marrones en una " Castañada Popular y gratuita" que organizaron las fuerzas vivas en los días navideños, para decirme al ser preguntado:  "Si eran bercianas ? y contestarme que eran ¡¡ CHINAS ¡¡ . ¿ Como, eso verdad ?. Real como la vida misma, me contestó. Me dio a probar, pero la mala ostia no dejo actuar a mis papilas gustativas. También estaban de muy mala leche por lo que habían escuchado. Pero ahí no queda la cosa. Hace un par de días, me acerque al tren castaña. Lo primero que hice fue preguntar la procedencia del saco que yacía junto a las piernas de la chica con acento portugués en aquel habitáculo tan diminuto. Me dijo que no tenía ni idea. Mientras contaba las castañas que metía en el cucurucho, yo seguía en una amable conversación al respecto de la pregunta. La conclusión : Que ni lo sabe, ni le importa. Ella esta ahí para vender. El tono y la forma muy correcto. La integración, tengo mis dudas razonables. Y yo pregunto : ¿ Como se queda el hombre que ama, venera y cuida con mimo y esmero a las inconmensurables señoras ?.


http://www.pradaatope.es/
Reconozco que en mi interior - a priori - no me sorprendió, conociendo el esmero casi esclavo con el que se toman el trabajo mis vecinos. Pero ¡¡ joder ¡¡ me jodió un poco. Quizás sea, porque forme parte de la nostalgia de los días vividos en el bierzo que me vio nacer. Aunque me fui en los años 70. siempre que puedo le hago una visita a la tierra que formó parte de lo mas esencial de mi vida. O tal vez sean daños colaterales de una crisis que ya ahoga demasiado a tantos millones. No lo se amigo mío. Pero no es creíble - como dice mi psicoanalista -  que una simple castaña  pueda colocarte entre la espada y la pared despiadadamente. Pero conmigo si lo hizo cuestionándome de nuevo el " donde vamos y hacia donde nos dirigimos". Desde ese día no dejo de pensar en Jackie Chan  y me he apuntado a una escuela de artes marciales. Ahora temo por el mencia y tantos otros frutos de esta tierra, este país o esta parte del planeta. Y hasta ahí podíamos llegar no cree ... ( ? ) .