sábado, 19 de octubre de 2013

El escándalo paralímpico o la discapacidad como negocio

Cuando me dispongo a dormir es una costumbre colocarme los auriculares y escuchar la radio. A veces creo que al segundo caigo. Otras, me desvelo interesadamente si lo que escucho me llama la atención por alguna razón. Anoche fue una de esas veces. En la Ser hay tres programas que me encantan, Ser Consumidor, Punto de Fuga y Acento Robinson. Este último, ayer se hacía eco de la noticia.
 
 
Hace tan solo unos días salió la sentencia de uno de los mayores escándalos en el mundo del deporte en España. Se trata del Baloncesto Paralímpico para personas con discapacidad mental. Si nos remontamos a los juegos de Sidney 2000 es allí donde ocurrió la gran mentira, la estafa, y el bochorno mundial. Doce de los catorce jugadores que competían lo hacían con certificados falsos de discapacidad. Eran discapacitados de mentira y todos los sabían incluido el presidente de la federación Fernando Martín. Bien, pues todo ha quedado en agua de borrajas. El presidente para el que se le pedían dos años de cárcel y la inhabilitación se va de rositas pagando una pequeña multa de 5000 euros. El resto de imputados, los falsos...los pusilánimes quedan absueltos por reconocer los hechos. ¡¡ solo faltaba ¡¡. El bochorno fue tal, que a partir de ahí no les dejaron competir hasta los juegos de Londres 2012 donde esta vez fueron acogidos con el cariño y respeto que se merecen. Como cualquier ser humano por supuesto. Valorados como deportistas y no como superhombres. Además es precisamente en Inglaterra, en el hospital de Nasvil donde nació el baloncesto paralímpico
 
Que el mundo de la discapacidad da dinero es una realidad irrefutable. La obra social, la bondad y solidaridad en una importante mayoría es una mentira que bien llevada da pingues beneficios. Si no que se lo digan a la Casa Real, dos de sus componentes - de momento - a través de asociaciones en pro de la discapacidad mental y física se han lucrado robando en nombre de los pobres desgraciados.
Una gran mayoría de asociaciones y empresas que se mueven en el mundo de la discapacidad lo hacen para enriquecerse y lucrarse. El objetivo es la integración pero el resultado es bien distinto a juzgar por los datos estadísticos en el ámbito laboral. Solo el 27% de las empresas cumplen ese 2% reservados a estos seres humanos.
 
Y es que trabajar con los estropeados, los que tienen taras o defectos insalvables es "cómodo y loable" está bien mirado socialmente y lo que es peor, al parecer siempre están fuera de toda sospecha a pesar de las muchas evidencias y noticias que surgen cada día donde siempre hay buitres dispuestos a sacar pasta de donde sea. Ayudas administrativas, herencias, donaciones, propinas, subvenciones, fundaciones, facilidades y recodos donde guardar la cuenta de resultados y pasar desapercibidos en la administración en la mayoría de los casos. La Once, Dya, Lantegui Batua, Lavanindu, Fekkor. Bidaideak, Usoa etc, tienen y trabajan con un buen numero de personas que sufren algún tipo de discapacidad y eso esta muy bien, sin embargo todas estas que señalo como ejemplo ( hay mas ) han tenido y tienen manchas negras que nadie investiga interesada o desinteresadamente.


EL FRAUDE PARALIMPICO DE SIDNEY 2000
12 DE LOS 14 JUGADORES HABÍAN PRESENTADO CERTIFICADOS FASOS DE DISCAPACIDAD

 




"LA TRAMPA DE TODAS LAS TRAMPAS"