miércoles, 11 de abril de 2012

Muere mi chica de ayer


Te conocía porque formaste parte de mi adolescencia televisiva. Despedías la programación nocturna después de anunciarnos lo del día siguiente. Eras en imagen televisiva lo que hoy es Sara Carbonero, un impacto. La cámara te comia y todos participabamos de esa bacanal imaginaria. Entonces te miraban todos, porque tu salías en la única caja tonta que existía cuando comenzaste. Y fueron muchos los años que formabas parte del salón de casa. Siempre con clase, siempre tu. Pero la vida se torció o quizás fuiste la instigadora. Solo tu sabes el porque. Esa razón de la sinrazon que casi nadie conoce, te llevo al abismo y el, te envió hacia fuera. Pero dejó su metástasis por encima de la piel y se comió tus esperanzas cuando querías coger el último tren. Tu coherencia y tu renuncia a tronos y clases así como las razones escondidas, hoy, te llevande viaje. Un beso, gracias y hasta la vista Marisa.


1 comentario :

Esté de acuerdo o no con lo que escribas, nunca te quitaré el derecho a expresarte como quieras sepas o puedas. Ese mismo respeto lo tengo conmigo. Si es para difamar o insultar NO sale. Gracias por venir...