sábado, 9 de septiembre de 2017

" JUAN Y MEDIO O COMO HUNDIR TODA UNA CARRERA POR HACER EL GILIPOLLAS EN UN PLATÓ DE TELEVISIÓN "

Un tipo que ha caído bien siempre a todo tipo de publico y que además cuenta con una dilatada carrera en los medios, por esta estupidez fuera de lugar siempre, pero mucho mas en los tiempos que estamos, puede hundir toda una trayectoria de buenos momentos, y catapultarse en la retina de la gente por esta acción de cortarle la falda a una compañera. ¡¡ Mira que tiene recursos en su oratoria. !!. Un hombre con un sentido del humor ácido y una ironía atractiva donde se lo come hasta la cámara, tal vez haya firmado su finiquito. Las opiniones ahora serán de todo tipo. Y la red se inundará de comentarios sobre este asunto. Tanto que todo lo demás quedará borrado. Es la nueva ley en las nuevas maneras de expresarnos. ¿ Os acordáis de lo que hizo Lama con el mendigo ?. Pues algo parecido les pasa a los que tratan de reírse o denigrar a las personas en cualquiera de sus conceptos. Por eso no entiendo como pueden cometer cagadas así.

FUENTE TEXTUAL
http://www.lavanguardia.com/de-moda/feminismo/20170908/431132516224/broma-juan-y-medio-falda-criticas-machismo.html

Llevo unos años advirtiendo que el " tacto y la delicadeza " debe de tenerse en cuenta a la hora de presentar un programa. A la hora de realizarlo pero sobre todo y lo mas importante a la hora de guionizarlo a los nuevos roles actuales. Roles que ya no permiten, lo chabacano, lo cutre, lo machista y las cosas que no vienen a cuento. Por ejemplo : Ahora mismo cualquier programa de Jose Luis Moreno no tendría cabida en un medio audiovisual. Estaría bajo la mirada atenta de los espectadores, de los usuarios de las redes sociales y llegaría finalmente a los juzgados y a las asociaciones hasta su desaparición. Ya ha ocurrido con unos cuantos. Por tanto, sigo sin entender como no se toma mas en serio este asunto. Estas machistadas televisivas por ambos sexos de bajarse los pantalones, mostrar torsos desnudos o insinuaciones sobre sexo u órganos sexuales no solo sobran, sino que siguen haciendo un flaco favor a las relaciones entre hombres y mujeres. Y por supuesto son semillas escondidas que luego se transforman en maltratos o violencias de género.