jueves, 10 de septiembre de 2015

" NO SE PORQUE ESCRIBO ESTO. DEBERÍAN ENCERRARME "

Que incoherente es todo a veces. Ayer escribía sobre la hipocresía europea. Y hoy no tiene absolutamente nada que ver. Intento no repetirme. Y no es por el esfuerzo físico y psíquico de escribir sobre lo mismo.Tampoco por seguir afirmando lo que pienso sobre las cosas que ocurren a mi alrededor una y otra vez. No. Tal vez sea por aplicar eso de - la vida sigue -. Sobre todo cuando siento la necesidad de gritar al mundo cualquier cosa que me lacera por dentro. Hoy no es el caso. Aunque si lo piensas en profundidad, tal vez encuentres vias de enlace.


Hoy quiero contar una historia de pilotos de Avión. La película de "El Vuelo " del pasado Domingo y un comentario de Iñaki Lopez, colega y admirado ser humano, han reactivado algo que quería contar de nuevo sobre la seguridad. Sobre la aburrida vida de trabajo de un piloto te lo cuento otro día. Y por otro lado sobre la responsabilidad máxima que recae cuando se pone al mando de la nave. Pero el objetivo directo de este post es analizar si se controla el estado psíquico no solo de los pilotos - como en este caso concreto - sino no de todos esos seres humanos que tienen en sus manos la vida de mucha gente. Ejemplo: Maquinistas de tren, capitanes de grandes buques, cirujanos/as, y un largo etc de profesiones donde el equilibrio y el estado mental es la base principal y tal vez la mas importante. En definitiva, el estado óptimo para desarrollar un trabajo de tanta responsabilidad. Si me preguntas si se cumplen las normas de control ? Desde ahora te digo que no. Y lo extraño y mas sorprendente es que no haya mas casos trágicos en la palestra de sucesos. O que se escondan y no se cuenten. Que todo puede ser. Comencé a interesarme cuando una enfermera del prestigioso Hospital de Cruces en Bizkaia me confeso que llevaba 33 años en el mismo puesto como responsable en uno de los quirófanos.  Y que en todo este tiempo solo paso un examen psicotécnico o mas completo cuando consiguió su plaza. Luego los habituales. Lo básico: analisis, radiografias etc. Pero nada en profundidad. Quedate con esto, para entender donde quiero llegar.

UNA DE PILOTOS
Pero vayamos a la historia de los pilotos. Esto ocurre sobre el año 2004. Por entonces, frecuentaba un club de alterne muy conocido en la ciudad. Me gustaba el ambiente y de vez en cuando me daba un homenaje. Pero sobre todo me gustaba el ambiente. Y mas cuando ya era como de casa y las señoritas se hacían mas cercanas, mas cómplices. A veces alguna amiga que te contaba historias que le pasaban.Uno de los días, sobre las diez de la noche entraron dos tipos con buena percha. Incluso uno de ellos parecía muy atractivo. Tenia ciertos rasgos al actor Sean Connery. Ninguno de los dos superaba los 50 años y a juzgar por su aspecto desenfadado venían con ganas de fiesta. Pidieron una copa y en menos de 20 minutos ponían camino hacia las habitaciones detrás de dos bellezas venezolanas. Una de ellas Nikol, amiga de confidencias. Yo estuve un rato mas y despues me fui a casita. Al día siguiente me llamo para que la acompañase a comer a un vegetariano y para contarme la odisea - según ella - de los pilotos. Cuando nos sentamos en la mesa exclamo ¡¡ Que flipe tio ¡¡. Cuenta, a ver ¿ que paso ?. Le pregunte. Pues mira estuvimos los cuatro en la Suite hasta el cierre. La verdad es que no follamos. Entre el champán y la risaina aquello de allí no tenia vida. Creo que lo de follar es lo que menos les importaba. Despues nos pagaron la salida para que fueramos con ellos a un hotel muy conocido que es donde se hospedan casi todas las tripulaciones que pernoctan en Bilbao. Allí siguió la fiesta de burbujas y farlopa hasta las siete de la mañana que es cuando les venían a recoger. Cuando se marchaban nos dijeron que podíamos quedarnos hasta las 12 que es cuando había que abandonar la habitación. Les dimos las gracias. Cuando se cerro la puerta, la otra y yo nos quedamos flipadas ¿ Y ahora van a pilotar un avión ?. Y así es. Llegan al aeropuerto y a no ser que les coincida con un control sorpresa pasan directamente a cabina y se colocan al mando del aparato. Ese que subirá - por ejemplo - a mas de diez kilometros de altura con una velocidad de crucero de casi 600 kilometros por hora y con un numero determinado de vidas humanas dentro. Esos pilotos subieron al avión colocados hasta las trancas. Y no son pocos los que a diario estarán ahí arriba en las mismas condiciones. Me temo. Pero claro si es así tendrían que haber accidentes habitualmente, y no es el caso. Entonces ¿ Como se come esto ?. Hablo sobre la seguridad y control en profesiones que trabajan directamente con personas principalmente. Considero que estos trabajadores/as hacen una labor magnifica. Por eso mismo se debería de ser mas riguroso en el control psíquico y que estos reconocimientos fueran mas habituales  y no solo al aprobar el examen de entrada como se esta haciendo. Ejemplo, mi amiga de Cruces. Y por supuesto un seguimiento de sus estados anímicos en situaciones coyunturales concretas que puedan atravesar. Muerte de algún familiar o cualquier situación personal o social que pueda descompensar su atención en el trabajo. Que por otra parte, no es despachar una barra de pan. Esta en juego la vida de personas. Sobre todo.

Cada día, cada mes, cada año que nos pasa por encima vamos dejando esquirlas de conciencia, Trozitos desmenuzados de recuerdos que dejan heridas. Noches de bohemias que no llegan. Demonios habituales que van desgastando los débiles actos que no nos atrevemos a contar. Tu sentido y tu valor sobre la vida se transforma poco a poco con el paso de los días. Lo que ayer fue casi una obsesión, hoy tal vez creas que era una estupidez. Donde ayer dijiste - para siempre - hoy lo arreglas en un juzgado de primera instancia. Uno se va deteriorando casi sin darse cuenta. Y en ese viaje solo nos quedamos con el paisaje. Ese espejo que poco a poco va difuminando todo aquello que fuimos. O creímos haber sido. Quien sabe. Hoy, para saber el estado psíquico de los seres que te rodean solo tienes que tener paciencia. Observarlos detenidamente y poner mucha atención en los detalles. Y sobre todo tratar de saber interpretarlos. Si lo haces, inmediatamente despues intenta visitar un centro para personas con algún tipo de trastorno mental. Te darás cuenta que lo único que cambia es el entorno. Las personas son las mismas. Los mismos tic. Las mismas conversaciones absurdas con la pared, con los muebles, con uno mismo. Las mismas miradas de pena, de angustia, de miedo, de ganas ... Las mismas alforjas de piedra. Los mismos arrebatos y los mismos zarpazos en situaciones limite. Solo cambia la prescripción y el grado de tu desgaste.