martes, 11 de agosto de 2015

" PASEANDO A MISS JACINTA Y RESETEANDO MIS NEURONAS " / PARTE 5 / 7



Con lluvia, viento y mucha penita tomamos rumbo sur en un paisaje limpio, multicolor y amable. Cuando a las pocas horas comenzamos divisar el agua de su inmenso lago, sabíamos que estábamos cerca de pasear por el pueblo soñado por Heidi. En la entrada principal de la " ruta de los cuentos de Hadas " y casi sin darnos cuenta Konstanz estaba a nuestros pies. Os daría mas datos sobre este sitio, o cualquier otro, pero es mejor si te interesa algo en concreto lo mires en la red. Yo trato en todo momento de expresar sensaciones sobre un paisaje, sobre la gente, sobre costumbres. Pero son las mías. Cada uno recibe estas cuestiones de manera distinta y es por esto que no entro en otros asuntos.


 

En toda la extensión del lago, son importantes media docena de pueblitos que viven pegados a su orilla. Por eso, desde los embarcaderos de Kontanz salen los diferentes barcos y enlazan con estos lugares a precios - en mi opinión - algo abultados. Es decir carito. En este lugar de Alemania, tan solo cruzando un lago y llegar a Suiza y a unos cuantos kilómetros de Austria, es el lugar elegido para el abundante turismo que llega de todas las partes del mundo. Y eso se paga. Y es que en este país se paga hasta por tus necesidades mas básicas. Poco, eso si, pero se paga. También por eso todo está impoluto. Dejamos el vehículo cerca de una iglesia porque el parking tarifado acababa a las 18:00 horas y ya eran las 19:13. Lo cual a la tarde le quedaban mas o menos tres horitas de horitas de luz y mucha brisa casi caribeña. Y nada mejor que armar las plegables y a pasear el pueblo. No tiene nada que llame la atención de su casco viejo salvo una iglesia con algo de historia. Pero a los descreídos como yo les molesta muchísimo que en lugares fantásticos lo que resalte precisamente casi siempre sean los inmensos templos dedicados a ese Dios que dicen los creyentes que existe.


Cuando entramos a la parte portuaria y donde se encuentra muy cerca la Estación Central de Trenes y Autobuses supimos que aquí estaba el corazón de la ciudad-pueblo. El ir y venir de turistas. Las cuadrillas de adolescentes variopintos a pie y en bicicleta mas todo el pulso de la urbe junto con los barcos avisando de su próxima salida te hacían sentirte muy vivo. Nos acercamos hasta Imperia. La dama que gira con el viento y que cuida y vigila a todo el que entra y sale. Majestuosa y símbolo del lugar. El entorno se rodea de restaurantes que invitan a esperar que las luces del día se apaguen degustando por ejemplo : Una pizza de salmón. Producto muy utilizado en esta zona. En la sobremesa estuvimos valorando visitar la " famosa y tan visitada Isla de las Flores ", pero como no teníamos información y todo comenzaba a estar close nos fuimos tranquilamente a dormir.


Por la mañana los desayunos de sus gentes son contundentes y abundantes. Y si no siéntate en un lugar a la entrada del puerto llamado PANO y fliparas bastante. Después nos acercamos hasta los mostradores que hacen de venta de billetes para los barcos y las excursiones además de Oficina de Turismo. El viaje de apenas diez minutos con la entrada a la Isla costaba 78 euros por barba ¡¡ Pufff ¡¡¡  me pareció carísimo y mi olfato me dijo que esto no molaba y como que no me terminaba de convencer esto de ver capullos.  Le propuse a Miss Jacinta acercarnos en la furgoneta, ver de que va la cosa primero por si acaso y ahorrar ese dinerito para invertirlo en algo rico y mas fructífero para el estómago. A ella todo lo que se le dice o se le propone sobre - no gastar - le produce intensos orgasmos mudos y no gestuales y apenas veinte segundos después de mi propuesta  asintió con la cabeza y dijo " Me parece muy bien ". Y todo ocurrió como estaba previsto.


Mi corazonada tuvo su recompensa. Unos inmensos lugares preparados muy organizadamente para los cientos de coches y autobuses confirmaron la sospecha de que este lugar era el mas visitado. Es decir, el mas preparado para la clavada al turista. La entrada - sin el barco - claro esta eran 18 euracos por persona, parking incluido. Me seguía pareciendo caro. Así que como pude y supe me informe, para ver que coño había en la dichosa isla. La cosa es que es un paseo a pata por un lugar donde hay todo tipo de flores y formas realizados con ellas. Algo que esta bien, pero que a no ser que te guste mucho este mundo pues no pierdo la cabeza por entrar. Y menos para pasear a puro sol viendo Petunias por veinte pavos. Ella lo entendió perfectamente y mientras yo me fui a dejar mi semilla en los WC de la entrada, la Jacinta se dio una vuelta por las tiendas al uso saliendo a los diez minutos con un paquete de semillas variadas. Según dijo, para el jardín de uno de sus hermanos. Ocurre muchas veces, no todo lo que se expone como algo para visitar o muy turístico es fantástico. Y si no, cuando visites Holanda por ejemplo, ve a ver La Sirenita sentada sobre una piedra al borde del mar y luego me cuentas. Total, que en la cartera reposaban tranquilamente los casi 150 pavos que nos hubiese costado el fatal impulso para otro buen menester.



Llego el momento de decidir para donde tirar ya que este era el ultimo punto de la selva. Pero claro estábamos tan cerca de las fronteras que invitaba a pasar a conocer algo de Austria. Le propuse a la Miss, acercarnos hasta Innsbruck y Salzburgo, pero no escuche respuesta alguna salvo un leve silbido nasal. Gire la cabeza y la Miss estaba roncando. Me acomode, encendí un cigarrillo y puse rumbo al norte escuchando a Calle 13...

Parte 6 ... Próximamente

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Esté de acuerdo o no con lo que escribas, nunca te quitaré el derecho a expresarte como quieras sepas o puedas. Ese mismo respeto lo tengo conmigo. Si es para difamar o insultar NO sale. Gracias por venir...