miércoles, 19 de noviembre de 2014

" ANDONI ORTUZAR Y LA HISTORIA DE TOJUNTO "

Conocí hace unos cuantos años a un tipo a las cuatro de la madrugada en el bar de una estación de tren pequeñita donde tuve que bajarme para hacer transbordo de coche/cama para continuar al destino. Ese hombre se parecía físicamente a ese miembro de la cúpula mas alta del nacionalismo vasco que ahora no logro recordar. Pero era tanto el parecido que los dos podían haber constituido una comunidad de bienes y trabajar a medias como " Charlatanes Callejeros" si se hubieran conocido. Me dijo que le llamaban "Tojunto". Cuando vio que mis cejas se levantaban levemente me aclaró que ese mote venía desde el colegio. Al parecer siempre que le preguntaba el profesor "el se encogía de hombros en ademán de no saber la respuesta" . Al tener poco cuello daba la sensación de que su cabeza era una prolongación del tronco visto desde el pupitre de atrás. Y la maldad de los demás alumnos hizo el resto.


Aquel tipo tenía también algún defecto en el ojo izquierdo. O tal vez era el derecho, no lo se. Pero ese plasta a las cuatro de la madrugada no veía que tenía un trozo de paja incrustado en la retina en los casi treinta minutos que tuve que esperar y desesperado por marcharme. Me dijo que era vendedor de sueños rotos. ( ? ) Extrañado por la respuesta ( no es muy habitual ) . Le pregunte si era actor. Me dijo que no, pero que podía pasar perfectamente un casting " La vida es una pantomima " me dijo. " Todos tenemos que tener un guión de urgencia a mano" . " Un botiquín de guerra que le llamo yo". Me quede pensativo. Pero volví de nuevo a preguntarle ¿ Pero... que es eso de vendedor de sueños rotos ?.  "Pues mira es muy fácil " ¿ Tu sueñas supongo ? . Pues si, de vez en cuando. "Pues bien, si es algo malo, algo inalcanzable, una utopía, algo increíble de entender, cuando despiertas mi función es convencerte de que sigas dormido". Me quede sin palabras. Esa misma noche entre eso y el hedor que salia del vagón / cama para seis en el que termine el viaje, mis ojos no tuvieron cojones de cerrarse. Tomando un café en la estación de destino, intentaba recordar como se llamaba aquel " pez gordo nacionalista " que se parecía al tipo de la estación. Solo cuando abrí el periódico lo supe...

 

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Esté de acuerdo o no con lo que escribas, nunca te quitaré el derecho a expresarte como quieras sepas o puedas. Ese mismo respeto lo tengo conmigo. Si es para difamar o insultar NO sale. Gracias por venir...