martes, 12 de agosto de 2014

EL COÑO DE CARLOTA : " Un lugar de acogida de esperpentos mañaneros"

 
Casi todos tenemos en nuestro circulo de amistades algún que otro canalla en su versión chica o chico. Son esos seres humanos que "conocen o dicen conocer la vida". Esos que viven el momento, que no se preocupan del futuro y " se sienten como pez en el agua cuando transitan por el Lumpen" de las ciudades. Generalmente son promiscuos en el sexo, en las drogas y en locales que están ahí, pero que solo ellos ven y conocen. Y también solo ellos son los clientes casi a diario. Aunque a decir verdad en estos últimos tiempos además de los extraordinarios ¨kanallas¨ también caen por allí, los salta charcas, los pijos gomina, los imbéciles a las tres, los separados, los divorciados, los viudos, los políticos rancios, los curas pedófilos sin salva cuellos y a veces veo a mi vecina la maltratada por el hijo de perra del que fue su "compañero". Sin olvidar  algún que otro menor con ganas de ser el mas guay de la Chupi Pandi. Les atraen otras tribus e intentan adaptarse, sumergirse, pero duran lo que dura su intento. Tienen derecho a estar ahí por supuesto, pero el Lumpen solo admite a pasajeros con billete de ida. Es una zona reservada sólo, para los canallas. Los verdaderos magos de la noche, los artífices de que todo se desarrolle a través de los preámbulos del saber estar.
 
 
 
Pero siempre hay algún gilipollas que pretende ser el rey del asfalto o el comandante en jefe de los insubordinados. Esos siempre acaban solos y con la cara partida por la osadía y por querer dar un golpe de estado en la ciudad de nadie. En la noche propicia para los anacoretas de cualquier movimiento. Son los que cortan el bacalao, pero no llevan navajas afiladas en sus bolsillos. Ellos saben estar cuando la tropa se contagia a las 6 de la mañana. Saben usar el diccionario de las palabras de la noche y siempre saben elegir la adecuada para descomponer el ( volcán de babas , las palabras inconexas y los adjetivos a lo mas familiarmente cercano. Y todo de monta por una mirada, un empujón o una estúpida frase. Se juegan el tipo, pero también su territorio. Los canallas mastican el aire amarillo y colapsado de cigarros elaborados con arte y colocón. Beben sin sed si no están acompañados. Estas "cucarachas de guerras nocturnas ", son trashumantes, por eso su culo no estalla en ningún tugurio. Viven la aventura de las horas buscando también la gacela o el cervatillo  de su rebaño aunque no lo tenga. Desatan el poder que le da las noches vividas y cuando se van casi siempre lo hacen para fornicar en cualquier sitio donde el día despierta y las otras tribus se disponen a comerse la rutina. La otra rutina.
 
 
Así fue un día cualquiera cuando conocí al mayor de los "cabrones".  Salíamos del local del Charly arrastrando los efluvios de la noche mordida. Sudados, entumecidos y sin ganas de coger la cama solitaria que nos esperaba.- como casi siempre. Me propuso irnos a casa de su amiga Carlota, una gallega que tenia un piso de "acogida de esperpentos¨, . Como yo no tenia prisa ( casi nunca la tengo ) le dije : ¡¡ Vamos ¡¡ . El ¨cabron¨, sabiendo como me gusta comerme un buen coño a las mañanas, me dijo que la gallega tenia un coño divino. Que estaba un poco rellenita, pero que se lo hacia de vicio. Le creí. Entre otras cosas, porque es cierto, lo digo por experiencia y sin ánimo de ir de gallo, ni ser el que mas ha follado con ¨rellenitas¨. No se porque será, pero las mujeres que conocí un poco amplias,  muy cachondas en la cama y fuera de ella.  Allí que nos fuimos. Lo de mas, tal vez te lo cuente otro día. Pero solo una cosa : ¡¡ No me comí el coño de Carlota la gallega amiga del cabrón, me comió, él a mí ¡¡ .  Os juro que jamás en la vida había sido absorbido por una matriz. Aquel ¨chocho jamás se me olvidará. Sobre todo por el ¨cabrón¨, que quiso inmortalizar aquel momento, aquella especie de caverna, no apta para personas convencionales. "Por eso me gustó ser un canalla aquel día también con el cabrón de la noche"

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Esté de acuerdo o no con lo que escribas, nunca te quitaré el derecho a expresarte como quieras sepas o puedas. Ese mismo respeto lo tengo conmigo. Si es para difamar o insultar NO sale. Gracias por venir...