lunes, 23 de junio de 2014

AVISO A CARAVANAS Y AUTOCARAVANAS : " Bandas de ladrones con "gas adormilante" en vehiculos en transito por autopistas y autovias turísticas "

Eran las 8 de la tarde mas o menos cuando la furgoneta con dos seres humanos dentro se disponía a entrar en la autopista que une Cannes con Aix en Provenze. Habíamos viajado todo el día y los cuerpos estaban cansados, pero como todavía el día estaba bastante claro, decidimos viajar hasta que oscureciera. Después, parar en algún lugar de esos de carretera que tienen de todo y allí dormir y pasar la noche para continuar la visita por esta parte Francia. Sobre las 10 horas encontramos un lugar que regentaba Mcdonals. El sitio en principio se veía bien para quedarse, incluso había aparcado discretamente un coche de policía cercano a la gasolinera pero decidimos parar cerca de la entrada en una de las partes laterales del edificio donde hay techo o tejavana. Después nos dirigimos al autoservicio y allí todo parecía normal. Los seres humanos entraban y salían del baño. Otros husmeaban todos los artículos y los que se dirigían a las maquinas de café para continuar despiertos. Que por otra parte en algunas esta riquisimo. Dos policías de servicio supongo que en una paradita de rutina hablaban desenfadados o comentaban cosas en francés con el único dependiente que atendía a la gente. Después de pagar una barra de pan salimos del lugar a disfrutar un poco la calurosa noche.

EL MÉTODO

Una vez dentro de la furgoneta colocamos como siempre los parasoles laterales y el frontal de la parte delantera. Y también como siempre cerramos las cortinas que cubren los cristales tintados de la parte trasera. De esta manera el espacio es mas privado y preparado para el sueño reparador. Cenamos un poco, vimos algunas fotografías realizadas a lo largo del día y el sueño nos fue venciendo. Un poco por cansancio pero sobre todo por los madrugones no pactados. Es costumbre madrugar y el reloj se acercaba a la una de la madrugada y caímos sin remedio. A las 7.30 ya entraban pequeños rayos de sol al espacio interior por donde podían. Aquello trajo el despertar. El olor a café que ya estaba en el fuego invitaba a levitar del incomodo asiento extendido. Una vez realizados todos los asuntos, desayunar, lavarse la cara y asearse de ropa, nos dispusimos a seguir. Sentados y con el cinturón colocado comenzamos la maniobra de marcha atrás. Cuando nos disponíamos a salir del cuadrado del aparcamiento vi algo tirado en el medio. Me dio la impresión de ser un polar que se había caído, pero no era tal cosa sino el bolso del otro ser humano y el mío. Nos miramos sorprendidos como señalándonos el uno al otro ya que los dos parece que tenemos la cabeza todo el día en Off y algunas veces estando aparcados se caen si querer cosas cuando abrimos la puerta lateral grande. No le dimos mas importancia hasta pasadas unas horas cuando escucho al ser humano acompañante exclamar : - ¡¡ Imanol, nos han robado esta noche ¡¡ - ¿ Que dices ? - ¡¡ Que si tío, que si ¡¡ - ¡¡ Que tengo la cartera desordenada, la fotografía de mi sobrina doblada ¡¡ - No es normal. Ante el nerviosismo, paré a unos kilómetros mas delante para tratar de entender que había pasado ya que mi cartera también había sido revuelta, pero no vieron el billete de diez euros que estaba dobladito en el interior del billetero. Eso, o que se apiadaron un poco y no se llevaron todo. Después , analizando y entendiendo porque los dos bolsos se encontraban juntos debajo del vehículo. Porque no se llevaron el portátil, los teléfonos móviles, las cámaras de fotos que se estaban cargando e incluso los propios bolsos. Lo vimos claro después de pensar, preguntar e investigar un poco. Y esta es la conclusión a la que llegamos :

ROBO EN EL SUEÑO

Debe de haber bandas organizadas estrategicamente en las autovías y autopistas que se dedican a viajar de punta a punta junto con los turistas. Paran y escuchan conversaciones en el autoservicio, en los wc y mientras la gente descansa y se fuma un cigarrito en algunos casos. Pero sobre todo, observan. Cuando cae la noche, saben que muchos seres humanos de paso aprovechan para dormir unas horas. El calor hace que las ventanas queden medio abiertas y que entre el poco fresco que pueda aparecer. Bien, pues ésto y el propio cansancio son la mejor vía abierta para estas bandas de ladrones de autopista. En nuestro caso, aprovecharon las dos pequeñas aperturas de ventana en los cristales de las partes laterales traseras para echarnos algún gas adormilante. Abrieron la puerta, inspeccionaron los bolsos y se llevaron : 150 euros en billetes. Un monedero con monedas de euro para las autopistas con aproximadamente 40 euros. Un bolsita con dos pendrais llenos de fotos y vídeos de la aventura y un estuche alargado con pinturas de ojos y pinta labios. Y todo sin enterarnos de nada. ¡¡ Sorprendente ¡¡ cuando estos dos seres humanos de la furgoneta siempre duermen con un ojo abierto y otro cerrado. Es decir que al menor ruidito ¡¡ zass ¡¡ se despiertan. Por eso el " miedo o cierto temor " se apoderó un poco del robo ensimismo. Lo peor es que denunciarlo policialmente no conduce a nada, ya que roban principalmente dinero. No quieren nada mas que eso, para que la identificacion sea casi imposible. Contando que estas en un país donde no hablas su idioma la comunicación puede ser una odisea. Las cámaras en las partes laterales y a medio oscuras no captan ciertas zonas. Todo bien estudiado por estos - Ladrones del Gas en carretera - .


NO, GRACIAS

Confiábamos en estos lugares de la autopista o autovia para pasar la noche en carretera. Llegas, tienes tus baños, tus duchas. Te tomas un café y te relajas. Pierdes la mirada en los productos que generalmente son como aquí pero como no entiendes te parecen otra cosa. Después duermes sabiendo que el transito de seres humanos inspira una cierta compañía y confianza. No es una auto caravana, es una Vito que pasa como un turismo convencional por eso seguiremos pasando la noche en una calle de cualquier pueblo o ciudad que no este en el centro de la villa como hacíamos antes. De esta manera, nadie te molesta. Nadie sabe si estas de paso o vives allí y todos tranquilos. No obstante los días posteriores al robo estuvieron marcados por la inquietud a la hora del sueño. Pero afortunada mente no por el miedo o el agobio. La prudencia y la prevención es un buen argumento a tener en cuenta después de todo.


OTROS
http://www.furgovw.org/index.php?topic=29614.0