domingo, 18 de mayo de 2014

Todos somos capaces de infringir el " Quinto Mandamiento " ...

El ser humano por naturaleza es un "animal racional agresivo " por eso todos y todas estamos adaptados a infringir el "Quinto Mandamiento " ese que figura en el libro de los miedos : La Biblia. Ese documento que ha sometido a los seres humanos desde hace cientos de años  - aun no comulgando con sus escritos - a buena parte de los seres que habitamos en el planeta. Ha hecho mella. Todos somos capaces de matar. Tenemos la hormona. Y para que ésta se active en nuestro cerebro solo basta una desconfiguración en nuestro sistema por agentes internos o externos. Solo eso. Una vez en ese estado, el caos se apodera a modo de obsesión y luego solo queda elegir el método, la forma y el modo de cometer lo que se denomina como " una locura ". Pero resulta curioso y llamativo que la historia tenga en sus cajones los resultados de inteligencia de - por ejemplo - los " asesinos en serie " . Seres humanos estudiados por la ciencia con resultados tan sorprendentes que darles la razón seria tal vez otra locura.Pero hablan del mal y el bien, la muerte o la vida de una manera, diria que natural. Matan en nombre del raciocinio porque sus muertes no son algo al azar. Las suyas las justifican con argumentos a veces irrebatibles e incombatibles con palabras convencionales o argumentos sin macerar. Pero los datos están ahí, otra cosa es que no se puedan o deban enseñar al común de los mortales. Y además,  lo "seres cuerdos" no están / estamos tal vez adaptados todavía a entender esto. A veces, saber o intuir lo que uno puede ser capaz de llevar a cabo estremece y da pánico, pero es una realidad tan cierta como estas letras que ves ahora mismo. Vivimos tiempos convulsos, no menos que los que llevamos en esta cosa llamada Tierra. Siempre ha estado presente la violencia en los humanos y en los animales y siempre lo estará. Podrá ser visible y practica de las mil y una manera en la que ésta se puede ejercer y manifestar : verbal, física, psíquica y también ahora, de nueva generación.


La muerte y la vida, dos derechos que somos capaces de llevar a cabo. Podemos crear vida y a su vez podemos quitarla. No podemos elegir venir y sin embargo nos traen. La decisión se toma sin tu permiso y tu necesidad ante ese paso es adaptarte como sea y respirar. Morir es otra cosa. Tienes la capacidad y el derecho a marcharte si quieres. Y también por supuesto eres capaz de hacer morir a los demás sin su permiso. Así de cruel, así de sencillo. Solo se necesita un cruce de cables una desconfiguración del sistema. Acto seguido el objetivo es analizado y se busca una justificación al acto. Ya solo queda desarrollarlo y llevarlo a efecto. La envidia, el odio, la ira, los celos, la posición social, el poder, las obsesiones. Todas estas características están en nuestro sistema interno de seres como tu y como yo. Pero no todos desarrollamos ese objetivo. Pero tampoco es menos cierto que estamos expuestos como la mayoría Y es que las cosas y los casos han llenado el vaso de los desafíos. Lo que pueda pasar nadie lo sabe. Puede ser impredecible.