viernes, 11 de octubre de 2013

Área de Servicio : Una história que te cagas...

Siempre me gustó viajar tranquilo, relajado y a no mas de 120 km/h salvo para adelantar que llegó a 140. Por eso siempre busco las autovías y en su defecto la autopista. Si tengo que circular por vías de dos sentidos las evito a toda costa si puedo ya que sinceramente me acojona. Es mas, según tengo entendido , es en estas carreteras donde se producen los accidentes mas trágicos. Siempre me pasó esta cosa. Y por supuesto siempre que tengo la ocasión de conducir lo hago de día. La noche me parece aburridísima y lineal. En viaje, el apretón es algo que no se puede controlar, y me jode cuando esto ocurre, pero pasa, y si pasa, hay que solucionarlo rápidamente y parar en cuanto se divisa la próxima área de servicio. Claro que esta es otra. La crisis además de traer la excusa perfecta a los incompetentes, también es la varita mágica para los que se aprovechan de ella y bajan la mano de obra, los salarios y cualquier beneficio que beneficie al currito o currita de turno. Y claro, se resiente en el servicio de atención al cliente. Por eso si cuando voy a entrar veo que las mesas y la barra están a rebosar de tazas, platos y restos de comida y papeles por las mesas, me las piro.

 
Pero olvidemos esto, volvamos al apretón y pensemos que estamos en un área de servicio de esas que da gusto entrar. De esas modernas llamadas maximalistas incluso y con una pequeña y disimulada carrerita nos dirigimos al servicio a resolver los asuntos del vientre y cuando entramos en el depositario publico no se porque pero siempre nos vamos al último mientras abrimos puertas hasta llegar al elegido. Por lo general suele estar menos usado. O quizás porque los primeros son para recibir a los mas urgentes. Si hay o no papel ya no me preocupa, casi nunca hay, por eso siempre llevo el librillo de fumar.  Pero que ocurre cuando en el WC no hay música, o esta poco transitado ?. Pues que es mas incomodo para todo. Por ejemplo si estas solamente orinando de pié al lado de dos o tres personas y sientes ganas de que un pedete gane la libertad le castigas y apretando los mofletes del ano hacia arriba lo envías hacia el esternón y tal vez con un poco de suerte puedas sigilosamente fingir un eructó y asunto terminado. Nos es menos problemático y cortante cuando directamente te introduces en los primeros para directamente vaciarte a toda prisa.
 
"VÍDEO MAS O MENOS ILUSTRATIVO"
 


Entras y se escucha al lado a otro ser humano que acaba de entrar y los paneles finos del vaciador hace que escuches y se te escuche tan nítidamente que corta un huevo bajarte incluso los pantalones. Pero no es lo mas cortante, lo peor es que allí ya sabes que vas directamente a dejarlo todo y lo haces confiado y segundos antes de que salga el gordo te dejas llevar y ese pedazo y sonoro pedo te suena a Mozart y te quedas feliz cuando sale toda la orquesta. Pero que truco hacemos todos para que no se escuche ?. Exacto, primero tiramos de la cadena, que de no estar jodida, entre el ruido y la fuerza que sale, es como si un monstruo de mierda viniera a llevarte. Y mientras esto ocurre, también tosemos. Lo peor de todo es salir después de que ha salido el o los que han escuchado todo el concierto y ver de reojo quien te esta observando. Moraleja : El que la hace, la caga.