sábado, 9 de febrero de 2013

ESPAÑA : La queja de los plañideros indignos

Nací en 1957, ahora tengo 55 años y soy de esos niños que vivió su niñez y adolescencia engullendo en el patio del recreo de aquel colegio de la calle Sierra Carbonera en el Puente de Vallecas de Madrid, los bocadillos de pan, aceite y azúcar que traía de casa. De aquellos enanos esmirriados que recibían de la iglesia del barrio aquellas bolsas de papel marrón que contenía, pan y leche en polvo…Eran tiempos de posguerra. Los tiempos todavía del “ parte “ donde las noticias del régimen inundaban las estancias. Después las primeras elecciones generales trajeron la tan ansiada “libertad“ y nacía así en España lo que denominaban “ Democracia “. Desde aquel momento han pasado muchas lluvias y lo que parecía la gran panacea,envenenó las conciencias de muchos - de todos me atrevería a decir - y de alguna manera fueron / fuimos abducidos. Desde entonces, el robo y la mentira  camparon a sus anchas en todos los ámbitos de la sociedad. También los intentos de desestabilizar gobiernos tuvieron su oportunidad e incluso se escenifico un golpe con salvador incluido.

Y en aquel camino por descubrir y ver todo lo que estaba por llegar nos desbocamos de tal manera que desde el primer "gobierno democrático" surgido de las urnas hasta nuestros días, el robo, el chantaje, el trafico de influencias, la prevaricación y la mentira han sido religión. Es decir, lo que me dijeron siendo un adolescente que era una democracia es lo que conozco de sus efectos y no me gusta a pesar de haber participado. Por eso también me culpo. Y es por esto mismo que ahora me cago y bien alto en la democracia que conozco y en todos aquellos que la fraguaron y hoy todavía la siguen alimentando para seguir lucrandose. No obstante parece que los malos como siempre son los otros pero no es así. Los que hemos conocido en todos estos años lo citado anteriormente como sistema de vida también somos parte de la culpa porque sabiendo las consecuencias aun y así hemos tirado para delante en un “sálvese quien pueda“ y yo también me lo llevo. Y mientras unos depositaban sus ganancias en la tierra del chocolate y los relojes buenos o las maquillaba invirtiendo en humo con intereses, los demás hemos hecho lo mismo o parecido en nuestras posibilidades: Hemos engañado a la Hacienda. Pirateado las tarjetas del plus y del plas. Tuvimos accidentes fantasmas para cobrar seguros. Realizado trabajos sin factura y pa la buchaca sin pasar por el fisco. Hemos cogido bajas larguísimas por depresión con trucos o connivencias medicas y un larguísimo, extenso y esquemático etc,. Pero para que ?.  Si todos, o la gran mayoría sabemos de que va esto.

Si queridos míos, estamos todos metastásicos por eso nadie puede culpar a nadie salvo a nosotros mismos. Desde aquellos tiempos que nacía eso que denominaban democracia solo he conocido lo antes señalado y he sucumbido a esa ciénaga que ya ha reventado o esta a punto de hacerlo. Por eso ahora toca moverse, movernos a todos aquellos que crean o sigan creyendo que otra sociedad mas humana y aunque sea un poquito mas justa es posible y tenemos que trabajar en ello. De momento, no quiero escuchar mas la palabra “demócrata o democracia“ a nadie y menos a un político. Primero porque ellos y yo no la conocemos. No sabemos como sería vivir en esa cosa que todos alaban como sistema de convivencia.

Porque si vivir en democracia es que la gente no tenga acceso y derecho  a un techo, a un hospital o a una escuela. No me gusta la democracia.
Porque si vivir en democracia es tener seis millones de personas sin empleo y sin visos de conseguirlo. No me gusta la democracia
Porque si vivir en democracia es que el 55% de la gente joven en edad de trabajar y producir este sin hacerlo. No me gusta la democracia


Porque si se incumplen estos preceptos mas que básicos y humanos ya de partida todo lo demás que contenga ese sistema de convivencia no solo no me interesa sino que haré todo lo posible por cambiarlo.Si no se actúa rápido vamos directos a un corralito peor que el argentino y se van a llevar hasta el papel higiénico del Congreso. Por eso creo que hay sacarlos del poder a todos, a unos y otros. Para ello se necesita un golpe de estado ciudadano en masa, todos a la calle, todos en la red. Dejemos de llorar como plañideras baratas y hagamos algo que no sea la narcotizante queja y esta laxitud que solo lleva al abismo personal y a la nada. O es que ya hemos perdido también la dignidad ?

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Esté de acuerdo o no con lo que escribas, nunca te quitaré el derecho a expresarte como quieras sepas o puedas. Ese mismo respeto lo tengo conmigo. Si es para difamar o insultar NO sale. Gracias por venir...