sábado, 14 de noviembre de 2009

Una historia fria



Con motivo del décimo aniversario de la Revolución rusa, Sergei Eisenstein realizó esta película, posiblemente la más importante de las que hizo, que es una maravillosa reconstrucción de los acontecimientos ocurridos en Rusia en 1917. Una película en la que no había personajes principales.

La habilidad de Eisenstein y su experiencia se ve en los rápidos movimientos y en el ritmo en el montaje, así como en la construcción de intensas secuencias que no fueron bien entendidas por las tempranas generaciones rusas.
El film se retrasó en su estreno hasta 1928 debido a la presión de algunos grupos influyentes, y además se cortaron algunas escenas.