domingo, 4 de octubre de 2009

Un hombre triste de Circo.

Es director de pista en un circo. Da igual cual fuera el circo. En esto, todos los circos son iguales. Yo le miraba y estaba esbelto, impresionante, incluso diría guapo. Pero todo era una postal incolora, vacía y opaca, o al menos así me lo dibujo cuando le pregunte.. ¿ Porque estas triste en el mundo de la risa y los sueños ? . Al principio me contesto altivo, como preservando el territorio de los dioses. Luego me hablo de sus tres amores que no llegaron a ser. Me hablo del látigo del patrón, de las pateras convertidas en acomodadores. Me hablo de la soledad de las caravanas. Recordaba cuando el circo llegaba a las ciudades y se alojaban en los hostales y las pensiones. Donde surgía la palabra en un circulo entre función y función. Todo aquello acabo. La magia de las entrañas, se convierte en intercambio mercantil. Todo sigue siendo dinero. Hemos asesinado las esencias. Llegaron las caravanas y con ellas se alejo la palabra. Después de la función. todo esta como al principio. Preparado para el próximo asalto. Todos en su mundo, esperando que la vida siga su curso a pesar de las distancias.