lunes, 12 de octubre de 2009

Tal vez, una historia como la tuya ?


Lo confieso, me gusta la ironía con sentido del humor y viceversa. Que por otra parte son dos cuestiones muy distintas. A veces imagino situaciones bajo los efectos verdes de maría y de repente como ahora y me convierto en un marido sincero.
Me imagino tumbado en el sofá del dulce hogar - como no podía ser de otra manera - haciendo zapping. De repente entra mi mujer en la sala y me pregunta ¿Que hay en la tele? Yo le digo descojonándome por dentro ¡¡ polvo, hay mucho polvo… Pues chico solo por poner un poco de sentido del humor, bronca al canto ¡¡ Me dice: Pues mira ya sabes, aprovecha que tienes la lengua larga y grande y pásala por toda la casa cara culo ¡¡.
Al día siguiente ella casi me exigió que le llevase a un sitio caro. Le lleve a una gasolinera. Sinceramente no entiendo porque se cabreo. Mal rollito. La cosa se calmo un poco y le dije: Mira que te parece si nos vamos a comer al sitio ese que te gusta como ponen el rabo ? Me miro entre el odio y las ganas y me dijo: Vale. Haber si así se me pasa la mala ostia que llevo. La verdad el ambiente está tenso, pero confiaba en lo que nunca falla. Una buena comida. Una mujer bien comida son puntos muy importantes para un feliz viaje.


Parecía que el día podía resultar más que positivo, apenas nos habíamos mosqueado. Llegamos al restaurante, había bastantes seres humanos en el. La música era de esas de consulta de dentista. Nos sentamos, nos trajeron la carta y pedimos cada uno una cosa distinta como siempre. Hacemos intercambio de platos desde que nos conocimos, son algunas costumbres que se adquieren cuando te conoces en plan de ¡¡ Jo, tia que de cosas tenemos en comun no ? . Estrategias varias.
Mientras esperábamos yo me fijaba en una mujer sola que estaba dos mesas mas allá. Mi mujer se da cuenta y me dice ¿La conoces? Si.. es una antigua novia. Comenzó a beber después de separarnos. De esto hace seis años y por lo que se, nunca la han vuelto a ver sobria. Y a la hija de perra de mi mujer no se le ocurre otra cosa que gritar en alto ¡¡ Santo dios ¡¡ nunca pensé que alguien pudiese celebrar algo tanto tiempo jajajajajajaaj . Me levante y la mande a tomar por el culo y me fui.

Al día siguiente fue ella quien me invito a comer. Ahora le tocaba limar aristas. Me dice : Te apetece ir a restaurante ese de los chuletones ?... Contesto : ¿ Al que ponen la carne con las brasas debajo ? . Si Me contestó. ¡¡ OK venga, ¡¡ pero tía.... ¿ tu no estas haciéndote vegetariana para adelgazar ?. Me miro asesinándome de nuevo y me dijo: No importa, por un día no pasa nada. Yo estaba encantado y de subidón. La zorrona de mi mujer se iba a tirar un largo del tres.. Llegamos al restaurante. Nos sentamos, leemos la carta y cuando llega el camarero, me toma nota: Yo tomaré un chuletón poco echo por favor El me dice: disculpe ¿ No esta preocupado por la vaca loca ? Y en plan de risa le digo descojonándome y mirando a mi mujer : ¡¡ Noooo que va, ésta puede hacer su pedido sola ¡¡. Joder el rebote que pillo. Se levanta, me llama gilipollas y se marcha mandando a todos los hombres a la mierda.Otra vez la ironía y el sentido del humor están en el exilio .


Image Hosted by ImageShack.us

Procuré llegar tres horas mas tarde, cuando la fiera estuviera mas tranquila. Tanto es así que estaba en el baño de la habitación. Al parecer se estaba haciendo las ingles. ¡¡ Hola reina soy yo ¡¡ abriendo un poco la puerta. ¡¡ Y quien va ser imbecil si solo vivimos los dos en este puto antro ¡¡ ( descojonándose.) .Bueno al parecer la cosa prometía y tal vez con un poco de suerte me comería el pelao. Me meto en la cama desnudo como siempre ( me jode arrugar la ropa interior ) y al poco tiempo sale mi mujer desnuda, me mira y después se mira en el espejo de dos por dos que hay en la habitación y me dice con el ceño fruncido: Me veo horrible, vieja, gorda fea, dime algo cariño. Yo le digo: ¡¡ va no seas tonta, sin embargo la vista la tienes estupendamente ¡¡ . Decir esto y bronca de nuevo.
¡¡ Me caguentoooooooooooo la ostia Mas pajas nooooooooooooo ¡¡. Y así, día a día.
Llegó mi jubilación, y una mañana decidí levantarme pronto para recoger en la Seguridad Social el certificado que así me acredita. La chica del mostrador solicitó mi documentación, mi DNI. Busqué y busqué, pero me lo había dejado en casa. Me dice: Pues tendrá que volver luego o mañana señor. Yo me quede con cara de agobio, me joden las ventanillas. En ese momento me dijo ¿ Oiga espere, hagamos algo ? Usted dirá señorita, mirandole a los ojos que tenia debajo de la barbilla . ¡¡ Desabróchese la camisa ¡¡ ¿ Como ? De repente no podía imaginar lo que me estaba ocurriendo con estas edades, escuchar a la chica y oyessss , una enorme, grande y peluda erección se alzaba a través del los vértices de mi Calvin Klein , pero no consiguió saltar la valla de tela. Menos mal.
Abrí mi camisa y mi pecho y sus pelos blancos se quedaron al aire. Vale es suficiente para mí, las canas lo dicen todo. Me firmó y me fui mas contento que unas pascuas. Cuando llegué a mi casa le conté todo lo ocurrido a mi mujer y lejos de alegrarse, la muy cabrona me dice gritando y haciendo gestos ¡¡ Y porque no te quedaste en pelotas .Tal vez así te hubiera firmado la invalidez permanente ¡¡ ¿ no crees tonto del puto culo ?. Sinceramente, no lo pensé, pero ahora que lo dice, mmmm lo tendre en cuenta.
Y ya ves, otra vez comenzó la bronca .