miércoles, 14 de octubre de 2009

Los hijos, No son tus hijos.

Reflexiones, parte 1ª

Acabo de ver un reportaje especial en Antena 3 sobre la cuestión adolescente. Es decir un reportaje sobre “ nuestros jóvenes”, sobre hijos, quien los tenga bajo su techo y quien así a decidido hacerlo.
Y precisamente es sobre esta cuestión, donde quiero plantear mi argumento. Para ello es necesario ponerse en la piel de un adolescente y para hacerlo nada mejor que recordar la mía. Decir que en la actualidad tengo 51 años, edad mas que suficiente para tener algunas referencias con las que no estoy de acuerdo en el “ gran debate “social " y que estoy convencido de que es una cortina de humo para tapar otras cuestiones sociales y políticas. En fin, esa es mi opinión.

En los años 70 tenia 13 años. La vida entonces era distinta, todo estaba por hacer después de la guerra civil que llevo a tanta gente a la miseria y a la muerte. Yo venia de una familia desestructurada, vivía con mis abuelos en el Madrid del puente de Vallecas, por entonces, no había ni teléfonos móviles, ni ordenadores, ni videojuegos la vida no se si era mejor o peor para un adolescente en este caso, era distinta, al menos no recuerdo nada tan especial que me haga viajar hasta entonces, salvo el miedo, el ridículo, la humillación de los profesores del colegio Matías Montero de la calle Sierra Carbonera, que imagino ya habrá desaparecido y en su lugar algún kebab, locutorio o ciber. Da igual. Y no solo eso, además las risas y las vejaciones que sufría por parte de los otros chicos, ya que tengo una minusvalía en la pierna izquierda, que hace que cojee. En fin, los mismos esquemas mas o menos.
Aquel profesor era un hijo de perra producto de su tiempo un tiempo donde era obligación levantarse cuando entraba Don Plinio y cantar brazo en alto el grito de los “vencedores” cantando el cara al sol.

La gran mayoría de los días no iba a clase, nos juntábamos unos amigos y pasábamos de meternos en ella en la hora en que la siesta por entones era religión y costumbre. Pedíamos papel y periódico para la iglesia del Santo Ángel de la Guarda ( mentira ) para venderlo en las múltiples chatarrerias que había entonces, y que hoy es un negocio que esta en la cresta. También robábamos cobre, hierros, en fin todo aquello que se podía vender ( y muy bien ) para sacar dinero. Entonces el dinero nos servia sobre todo para fumar, bisonte,celtas cortos, Palmall, incluso puros ?..siempre a escondidas. Estaba prohibidisimo. ( Eso si, los mayores fumaban y bebian y lo hacían delante de ti.) Y por supuesto, para jugar al billar, me hice un gran jugador ya que nos pasábamos el día allí.

Image Hosted by ImageShack.us

Una vez cometimos un robo a través del baño; Sabíamos que en un armario que estaba justo dentro del servicio donde dejaba el dinero y los cambios del día. También jugamos en el parque a los montones. Es decir dependiendo de la gente que estuviera se hacían montones con cartas y uno ponía el dinero encima de ellos y apostaba.Todos allí recién salidos de casa con la paga que creo recordar eran 25 pesetas, esperando a ganar para luego irnos al Parque de Atracciones, un lugar donde las familias humildes como la mía, no tenía acceso. Si ganabas era la ostia, si perdias todo, ademas de la ostia que te caia en casa al decir que te habias gastado todo en un momento, logicamente, te tenias que quedar en casa viendo la tele o haciendo carreras con chapas de refrecos, donde se incrustaba con mucho arte, la fotografia de tu idolo ciclista en el fondo, y un trozo de cristal encima torneado con mucho arte en las aceras de la calle.

La vida por entonces para una mujer era encontrar un marido bueno para cuidar de el y de los hijos que te diera. Que fuera bueno, alto, fuerte con pelos en el pecho y trabajador. Así se lo inculcaba su madre que fue lo que a ella también le trasladaron. Ese era el objetivo de vida para una mujer. Para una gran mayoría. Ya veis la diferencia afortunadamente hoy. Na que ver.

El del hombre era distinto. El, nosotros, nos teníamos que preocupar de tener un buen trabajo. Por entonces, medico, arquitecto, deliniante, profesor, eran carreras y oficios que tenían un futuro más que interesante y real. Había futuro, quedaba todo por hacer. Y en aquel tiempo tenias "fe", teníamos entusiasmo. Podíamos cambiar el mundo porque había horizonte, futuro, y podías plantearte muchas cosas.
Allí comenzaron estos barros que ahora están en boca de casi todos los medios de comunicación. Y comenzaba a gestarse el cambio hacia una democracia, hacia elecciones, hacia la apertura del sexo y la sexualidad. Teníamos en la cabeza la figura del Ché y creíamos que otro mundo era posible. Un mundo con más sexo y menos guerras, pero... visto lo visto. La feroz mano del capitalismo aplastó ese movimiento. Los mismos que hoy nos han llevado a la puta ruina.

Era la llegada de los Hippyes. Una filosofía basada en la no violencia y en al amor libre por el otro. Muchos se rieron de ellos, siguen vivos y una mayoria se han establecido en pueblos abandonados viviendo en comunidad, pero hoy los hippies son distintos. Ahora son los antiglobalización que van allí donde los gobiernos más ricos del planeta se sientan una y otra vez para intentar crear un mundo mas justo y equitativo, pero solo para ellos y para sus paraísos fiscales.Éramos adolescentes con energía para hacer cualquier cosa.Y cada dia surgian Tribus Urbanas en cualquier barriada. Y nos pasaban cosas. Como ahora.

Hoy, aquellos adolescentes, muchos son padres y madres, incluso del mismo sexo. Juntos, separados o divorciados y es aquí donde viene la cuestión y mi pregunta: Son los padres los responsables del comportamiento de los hijos en general ? un SI rotundo , pero con matices. Digo esto, porque es imposible coordinar a un adolescente solo en el ámbito familiar.También los distintos gobiernos tienen su responsabilidad a la hora de establecer un sistema educativo en escuelas y universidades. De hecho, España es el segundo país europeo con mas fracaso escolar de la comunidad europea. En cuanto al acceso a contenidos audiovisuales en todos los medios de comunicación y sobre todo los espectaculares circos que se montan entre ellos. Eso queda marcado en las retinas de cualquiera. Ladrones, corruptos, mafiosos, pederastas, traficantes. Eso es la política, al menos la que se lleva practicando en este país desde hace mucho tiempo. Unos y otros. Los mismos que piden a los padres que eduquen a sus hijos.
Y después por último,la llamada "sociedad". Esa, la creamos todos y por eso somos parte directamente implicada, seas o no padre o madre, da igual. Tenemos nuestra parte de "culpa" o responsabilidad.

Es como pretender que verdugo y victima se entiendan, uno el dolor del otro y viceversa.Y sus razones. Esto es el manual para el entendimiento ante la brutalidad de un acto de muerte. Intentar entender las razones del otro, aunque sean dispares. Y ademas es y fué una de las piezas claves para el entendimiento entre la sociedad en el nuevo Ulster ( Irlanda del Norte ).
Si llegáramos a esto, seria un buen paso. Es dificil, si, como todo aquello que requiere un gran esfuerzo moral cuando se pretende apagar fuegos donde tu tambien has puesto tu pequeña porcion de mecha. Parece que la culpa siempre es del otro.
Revisemos nuestro manual de las buenas maneras. Sobre todo en la gran responsabilidad de traer mas humanos a este mundo lleno de ellos.
Deberíamos controlar a aquellas personas o parejas que deciden traer un enano al mundo ?.Pero por supuesto que SI. No todo el mundo esta preparado psicológicamente para traer hijo, y en algunos casos ni tan siquiera tienen un sitio donde vivir, da igual ¡¡ Dios proveerá ¡¡ Creo que se debería controlar esto. Sinceramente, he visto en multitud de ocasiones comportamientos de padres que me he quedado de piedra preguntándome ¿ Como es posible que estos especimenes traigan hijos al mundo ?. Pues ahí esta, esta es una de las importantes claves...
Pretender que halla adolescentes distintos con padres así es algo que jamás van conseguir aquellos que se rompen la cabeza intentando saber que ocurre con los adolescentes.Y no se pregunta nada sobre que les esta pasando a sus padres o tutores. Sobre todo porque lo primero que hay que hacer es una autocritica, pero claro esto solo lo puede hacer la gente minimamente inteligente.Si ahora mismo realizáramos un examen psicológico a un grupo de cien parejas de toda condición social la mayoría suspenderían en coeficiente intelectual, imaginémonos entonces como pueden ser sus hijos. La cuestión es que muchos padres de hoy, adolescentes de ayer, no han podido, no han sabido, o no han querido crecer como personas. Continuará.

Parte 2ª ( proximamente )