viernes, 17 de abril de 2009

Te doy mi hambre.

Hace unos años que falleció un buen compañero de tertulias en la televisión local de mi ciudad, Bilbao. Se llamaba Javier Urquijo. Era el compañero sentimental de la extraordinaria e integra, Mariví Bilbao, fantástica actriz y excelente persona. En las tertulias hablábamos de todo, y aunque estamos en sintonía la mayoría de las ocasiones, siempre dejábamos nuestra marca en las respuestas. La de él, parecía una observación “absurda” para algunos, pero Javier era como yo en ese aspecto, nunca se refería a las cuestiones y los hechos a debatir de una manera puntual, siempre decía que las cosas tienen un principio, una razón, en definitiva, un porqué.
No podía estar mas de acuerdo con él ya que esa es mi filosofía. Sentarse a debatir una cuestión determinada y pasar exclusivamente por encima sin mas, es sinónimo de incultura de falta de ética y de ser sencillamente estúpido. Por eso me gustaba Javier, porque no se andaba por las ramas, incluso cuando hablaba de su cáncer ese mismo que le arrebató la vida. El decía que el HAMBRE es la causa de todos los males del mundo. La primera vez que le escuche afirmar esto, supe que ese tipo sabia perfectamente lo que decía. No eran los efectos colaterales de la quimioterapia que se chutaba casi a diario.
Mientras yo partía de la cultura y la educación, el buscaba las repuestas en los “cubos de basura” que es verdaderamente donde se encuentra la esencia humana. O tal vez, solamente la esencia. Las migraciones, las guerras, los racismos, los terrorismos de género, el petróleo, la energía atómica, los ajustes de cuenta, el suicidio, las sectas, el amor, el desamor...En cada una de las cosas que nos rodean se encuentra el Hambre. Casi todo pasa por HAMBRE. Cada hecho delictivo, si se analiza en profundidad, al final acabaremos hablando de HAMBRE. Alrededor del HAMBRE se mueven demasiados intereses.
Desde el que da de comer al que lo recibe, en todas estas acciones se enriquecen países y gobiernos a través de los intermediarios que roban por hambre. Trafican por hambre. Se prostituyen por hambre. Se mueren y se enriquecen por hambre. Habla de economía, de progreso, de avances, habla incluso de la sociedad que habitas, y el hambre será el centro, el muro. La clave. Pero existe un Hambre que devora vísceras, que rompe argumentos. Es un Hambre temible y buscada. Es la gula del poder y del ser. Es la digestión por no haber sido. Un Hambre fantasmagórica que envenena cada bocado de esperanza. Es sencillamente el hambre de los soñadores.Mas poderosa que una Biblia y que un Tratado.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Esté de acuerdo o no con lo que escribas, nunca te quitaré el derecho a expresarte como quieras sepas o puedas. Ese mismo respeto lo tengo conmigo. Si es para difamar o insultar NO sale. Gracias por venir...

ELEGIR LA MEJOR FIESTA

ELEGIR LA MEJOR FIESTA
Click en Imagen