jueves, 26 de marzo de 2009

¡¡ Si señor ¡¡ con dos cojones.

Los tres raperos del barrio madrileño de Pan Bendito han demandado a Zona Bruta y Warner Music, las discográficas que producían y distribuían sus discos hasta este último. El motivo: contrato abusivo y engañoso, retraso en los pagos y falta de pago. Si ya el grupo Amaral consideraba que “los delincuentes suelen estar en los despachos de las discográficas”, en esta ocasión la abogada de La Excepción, Mónica Sevil, afirma tajantemente que “en la industria discográfica todavía existe la esclavitud”.


Fuente literal: Tu Experto.com