sábado, 21 de marzo de 2009

La elegante ostia de un gorila hijo de perra.

No se ni inglés ni ruso pero hay veces que vale mas una imagen como es sabido, pero también me inclino por la intuición. El pavo va caminando por - al parecer - sitios de copas de alto standing realizando alguna publicidad o reportaje. Cuando de repente un pobre colgao puesto hasta las cejas se queda mirándole, perplejo y como flipando dado su estado catatónico.
El gorila hijo de perra le suelta un ostión que lo estrella contra el suelo. Después sigue como si nada.
¡¡ Aquí puedes ve al cabrón ¡¡